Niños Soy Bio

Tu bebé puede comer bio

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

El mundo de los tarritos infantiles siempre ha sido controvertido. Hay mamás que prefieren cocinar toda  la alimentación  en casa. De ellas, unas no trabajan y disponen de tiempo para cocer a diario  caldos a fuego lento. Y otras tienen abuelitas a las que encargan el trabajo para que sus pequeños sigan disfrutando  de comida casera. Pero hay un tercer  grupo, entre las que me he contado yo mientras estaba criando, que hemos hecho esta travesía con poca ayuda, mucha entrega al mundo profesional (quien sabe si no demasiada…) y unos días podíamos cocinar y otros no.

Ahí entran en escena los famosos potitos.  Platos de purés preparados especialmente para los pimeros meses de alimentación sólida, con propuestas sencillas para la fácil asimilación del bebé.

Si comes en casa, es posible que puedas organizar una comida sencilla, y tal vez no todos los días! Pero si sales en familia o con amigos y coméis en un restaurante, es probable que busques un plato seguro, con los nutrientes que promete tener, pero además sin insecticidad, pesticidas ni fertilizantes que dañen el indefenso cuerpo de tu bebé. Más que nunca, os recomiendo que busquéis lo bio.

E indagando en este terreno, para varias jóvenes mamás que han pasado por mi consulta, he encontrado una nueva marca que se hace en nuestro Mediterráneo, Smileatbaby. Tarritos de verduras, frutas, pescado o pollo (para las que sois partidarias de darles carne a vuestros niños) cien por cien ecológicos, sin azúcar ni sal añadidos.

El producto lo han lanzado al mercado tres jóvenes emprendedores; Alberto Jiménez, Javier Quintana y Rocío de la Iglesia, preocupados por el enfoque que las grandes multinacionales de la alimentación están dando a los productos elaborados infantiles. Smileat cocina solo con frutas y verduras de temporada y, por supuesto, no añade colorantes ni conservantes, ingredientes no permitidos en productos para bebés.

Aunque no es el momento (han pasado ya muchos años desde que superamos la etapa de los tarritos), he pedido colaboración a mi joven adolescente de 14 años para probar el sabor de algunos smiles….Hemos elegido el de manzana y naranja y el de verduras variadas. Nos ha gustado la textura de las frutas y el dulzor natural, pero personalmente cambiaría la naranja por mandarina. Más agradable para los niños, por tener menor acidez,  y de mejor asimilación.

El de verduras variadas, con los ojos cerrados,  me ha recordado mucho a la papilla de verduras que le preparaba a mi niña a los seis meses. Está hecho con agua de cocción, calabaza, patata, judía verde, calabacín, arroz, aceite de oliva virgen extra. Un dato importante que el aceite sea virgen extra. Lo hemos tomado como si fuera un puré recién cocinado en casa.

Y me ha gustado que los tarritos de cristal sean transparentes. No llevan etiquetas con fotografías de los ingredientes que contienen. Puedes ver la fruta o las hortalizas que  vas a tomar y calentarlo al baño María (mamás, por favor, no utiliceís microondas y no os dejéis afectar por los que dicen que todos esto son tonterías para alarmar y desperatr miedo) en unos minutos.

Si ahora fuera 2001, y tuviera a mi hija entre mis brazos, me iban a venir muy bien las propuestas de Smileate en todos los sentidos. Así que si sois jóvenes mamás consideraros afortunadas por tener en esta propuesta una buena y nutritiva ayuda.

potitos-smileatbaby-mamabio

 

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

4 Comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies