Soy Bio

Se acabó el ganar peso!

Creado por Merxe Morales

En vacaciones todo está de fiesta. Pero cuánta más fiesta hay en el paladar, en las glándulas gustativas y en el cerebro, más sufre y se resiente el estómago.
Estos días he observado mucho a la gente detrás de las barras de los bares llenando sus platos de pinchos y sus jarras de cerveza. Y he sentido pena al ver cuerpos que sufren sin que sus dueños sean conscientes de su responsabilidad en ello.

En el área de servicio de una autopista vi llegar a un hombre de algo más de sesenta y cinco años. Caminaba arrastrándose. Debían sobrarle unos cincuenta kilos y la grasa se desbordaba en dos gruesas capas alrededor de toda su cintura. Me quedé mirando su elección. Su mujer llegó a la mesa con un plato de calamares fritos, dos bocadillos de jamón y dos refrescos de cola. Me despertó aún más tristeza. Pese a su escasa movilidad, su comida no era distinta al resto de usuarios del bar. El no estaba relacionando el estado de su cuerpo con lo que comía. Y a buen seguro, arrastraba múltiples problemas de salud y se medicaba por todo ello. Pero los medicamentos no cambiarán su constitución ni su enfermedad  si no modifica su elección en la comida.

Hace miles de años que los hombres sabemos esto pero ¿Qué droga tan dura es la comida que no podemos controlarla a ella sino que ella nos somete a nosotros?
Lo tenía también muy claro Cervantes, que hizo que El Quijote le dijera a Sancho: “Come poco y cena más poco que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago “.
Dermatitis, depresión, hipertensión, diabetes, colesterol elevado, colon irritable…todo empieza en el estómago. Y antes en la boca. Y mucho antes, en las decisiones que tomamos sobre qué queremos comer.

Por tanto, todo es una cuestión de decisiones, pactos y acuerdos con uno mismo.
Y volviendo al estómago, allí también se gesta el sobrepeso y la obesidad, capítulo que he elegido para arrancar este mes de septiembre, porque también sobre mi ombligo flotan algunas cervezas y aperitivos de más….

Este sábado desarrollaremos la formación “Taller para estar en tu peso”, con dos jornadas teórico-prácticas de cocina para reducir grasa y diseño de un menú personalizado para cada uno de los participantes. Por que cada uno debe hacer su pacto personal y tomar sus decisiones con lo que está dispuesto a eliminar  de su dieta diaria. Un dietista, nutricionista, un médico o un terapeuta no haremos  por tí nada  más que proporcionarte información. Y como segundo paso, formación en cocina, si la necesitas.

No vale la fórmula. “El médico me ha quitado los embutidos. Tengo exceso de colesterol”. El no va estar contigo las 24 horas del día para ver si desayunas huevo con chistorra. Es tu propio compromiso, después de conocer la información, lo que hará que las salchichas ya no te despierten interés. Pesará más tu empeño por tener una buena circulación de la sangre por tus arterias que disfrutar de  masticar la carne de cerdo durante unos minutos. Unos minutos que hacen mucho en el resto de tu vida.
Por eso al presentar  el taller digo: “ No me pidas una dieta para perder unos kilos. La llevarás a cabo unos meses y luego volverás a la rutina.. Te propongo aprender a cocinar cambiando los alimentos de tu día a día y a disfrutar de ellos”.

En estos dos días vamoa a planificar el menú semanal y las recetas complementarias de cada participante. Un menú alcalino, sin grasas ni azúcares para recuperar la figura y potenciar la salud. No se trata de tomar solo manzanas y hervidos, pero si de repasar qué estamos comiendo y cómo lo hacemos. Si quieres ajustar tu peso e  inscribirte en el taller, puedes hacerlo aquí.

Nos vemos!

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies