Soy Bio

Meditación y dieta para un cerebro sano

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

La historia de la Humanidad siempre ha sido un camino de enfrentamientos y divisiones. Ahora hemos formado dos profundas trincheras en torno a la Medicina y sus enfoques: alopático o naturista. Y ahí está nuestro país, con unos medios de comunicación también divididos entre una forma de prevenir y tratar las enfermedades y otra orientada a  sanar y equilibrar a la persona, que no su diagnóstico, ni a la enfermedad tipificada en sí, por separado.

Si se trata de una guerra,  promete ser una sucesión de  batallas largas y duras, al final de las cuales el paciente es el que tiene que decidir  en qué deposita su confianza, a qué se acoge y dónde puede sentirse acompañado profesionalmente. Pero para que ello suceda, todos tenemos derecho a la información objetiva y veraz.  Os invito a profundizar en el tema a través del artículo que acaba de publicar el biólogo Juan Serrano, Ciencia o Pseudociencia. Carta abierta de un científico.  

La medicina convencional (o mejor, una parte de ella)  no quiere dar espacio a las terapias naturales y la vía de defensa está siendo el ataque y la acusación de  brujería y charlatanería. ¿Es que volvemos a la Edad Media donde se asociaba el uso de hierbas a los hechiceros?  Estamos hablando de una medicina impartida por profesionales que han pasado por la misma Facultad que los alopáticos y que después han seguido formándose, buscando e integrando herramientas que ayudan al enfermo a recuperar la salud. Y sobre todo, un colectivo que respeta en primer lugar el  juramento hipocrático:

          Primun non nocere (Lo primero es no hacer daño)

Ayer participé en la primera jornada del XXXVI Congreso de Medicina Naturista (36 ediciones  ya!) que organiza la Asociación Española de Médicos Naturistas  presidida por  el  valenciano Rafael Torres. Este año, el encuentro se centra en el uso de la medicina integrativa en las enfermedades crónicas. Y  es que, como expuso la directora del Colegio Oficial Médico de Valencia, Mercedes Hurtado,  “Vamos a la cronicidad” y cada vez esas enfermedades crónicas se sufren a una edad más temprana y obligan al uso de más y más medicamentos.

Las exposiciones de ayer reflexionaron sobre las grasas en la alimentación y en tratamientos oncológicos, el deporte como mejor medicina, bioconciencia en medicina integrativa, agricultura ecológica y cómo conseguir una longevidad saludable.

PREVENIR EL ALZHEIMER

pero me detengo ahora en la presentación de  Alvaro Pascual-Leone, catedrático de Neurología de la Escuela Médica de Harvard (EEUU), El cerebro que cura. Leone expuso que en Harvard el enfoque médico defiende el principio PERSON, FIRST. Y que se entiende la persona como una globalidad. “La salud cerebral es el primer paso de la salud en general. El cerebro es eficiente y dinámico, pero caro”. Caro porque aunque supone apenas un 2% de nuestra masa corporal, consume el 20% de la energía que gastamos. Y el cerebro nunca descansa. Su demanda energética es constante.

Pero además, el cerebro es plasticidad. Y  es precisamente la capacidad de plasticidad la que predice la salud que tendremos. En un momento en que crecen las enfermedades neurodegenerativas, procesos como el alzheimer surgen cuando hay muy poca plasticidad. Y los medicamentos, en este caso, no ayudan.

La buena noticia, según Leone es que existe una medicación alternativa para ello: DEPORTE, DIETA Y MEDITACIÓN. Lo dice Harvard. Sumándome a la frase de Juan Serrano. ¿Ciencia o pseudociencia? 

Ahí os lo dejo. Seguiré con el congreso e interesantísimas aportaciones que nos va a ayudar a todos.

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies