Soy Bio

Masticar 50 veces

Creado por Merxe Morales

Empecemos por el principio……

Hoy me desperté con el sentir de que  es bueno volver al punto cero de partida.

Acabo de ver el reportaje de TVE Comando Actualidad «Cada uno con su dieta Dieta» (os hará reflexionar mucho) por el que desfilan  todo tipo de tribus buscando perder unos kilos o ganar energía. Desde hipnosis para creer que tu estómago ha sido sometido a una reducción de estómago a dietas solo a base de líquidos y energía captada del sol. ¿Dónde nos hemos perdido? En la batalla de la alimentación industrializada, en el exceso de alimentos o en la pérdida de consciencia de para qué comemos.

Volver al principio para mí es algo tan sencillo como volver a la masticación. Hoy nadie mastica. Tragamos  sin más. Y sin ello la comida es más ácida. Con cada masticación, la saliva alcaliniza los alimentos y los convierte en un principio medicinal.  Gandhi decía «Debéis masticar los líquidos y beber los sólidos». Y Georges Oshawa, fundador de la Macriobiótica recomendaba masticar cada bocado un mínimo de 50 veces, con la cifra ideal de hacerlo entre 100 y 150 veces para conseguir la curación.

Mi primer maestro, Taka Ueki, también japonés como Oshawa, me contaba que en los hospitales de su país no se utilizaban medicamentos con los enfermos. Sencillamente, se les ponía a masticar su comida para alcalinizarla al máximo. Y al combatir la acidez del organismo que siempre conlleva un desajuste en la salud, se recuperaban.

La comida sencilla es más deliciosa si la saboreamos masticando despacio. Al principio hay que contar para ver las veces que lo hacemos, pero pronto se convierte en un hábito. Mejoran las digestiones, la asimilación de los alimentos y también la forma en que nos deshacemos de ellos. Sobre todo en las personas que sufren estreñimiento.

Si deseas adoptar un primer hábito de salud en tu vida, MASTICA

Y si quieres un plato que se crece al hacerlo, cocínate un sencillo arroz integral. Es otra forma de comenzar por el principio. La gran riqueza de este cereal es que posee el mismo balance potasio-sodio que nuestra sangre y nos permite estar en el centro. Aunque el arroz integral es un cereal ligeramente ácido, lo alcalinizamos con dos acciones: fuego y sal. Y además, después de cocinarlo, nos entregamos a la masticación.

Tomarlo de esta manera aporta mucho bienestar. ¿Cocinamos? Aquí tienes la receta básica para hacerlo: Cómo cocinar el arroz integral. 

En el enlace os recomiendo ponerlo a remojo la noche anterior, pero puede cocinarse directamente después de lavarlo. El remojo es una fórmula para ablandar el grano y facilitar su preparación a aquellas personas que están haciendo su  transición de la alimentación refinada a la integral.

 

 

 

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

1 Comentario

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies