Soy Bio

Lavar sin tóxicos: nueces

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

Cuando estamos buscando soluciones menos dañinas  para nuestro organismo a través de una alimentación ecológica, cosmética y productos de higiene respetuosos, llega un momento en que lo hacemos también extensible a la limpieza del hogar con el objetivo de producir el menor número de tóxicos posible para nuestro entorno.

Los armarios inferiores de los fregaderos de las viviendas están llenos de productos peligrosos, demasiado agresivos para limpiar el hogar. Y creo que se nos escapa el analizar a conciencia el etiquetado de los cientos de productos que la industria nos vende.  Limpiadores enmascarados con  perfumes que prometen la máxima  frescura y desinfección para cocinas, baños, suelos….pero que inhalamosy tienen efectos nefastos como disruptores endocrinos.

No en vano, la Agencia de Protección Ambiental alerta que el aire del interior de nuestras viviendas está hasta seis veces más contaminado que el del exterior! Y eso que no hay tráfico rodado en nuestras casas. Imaginaos si sumáramos el humo de los tubos de escape.

En casa de mi madre siempre ha habido los mínimos productos químicos de síntesis.

¿Qué utiliza ella?

1. Bicarbonato para limpiar el frigorífico y algunas  partes de la cocina.

2. Vinagre para desinfectar la cocina y para eliminar la cal de la bañera o los grifos.

3. Aceite y vinagre: En una mezcla a partes iguales para nutrir y cuidar los muebles y las puertas de madera.

4. Limón para aclarar esas manchas amarillas que pueden aparecer en el baño.

5. Aceite del árbol del té. Apenas unas gotas para el lavado del suelo y la desinfección de cualquier rincón de la casa.

6. Jabón casero: Reutilizando el aceite de cocina que le dan las vecinas (porque ella no fríe nunca) elabora un jabón artesanal que aromatiza con romero y con laurel. Es el jabón para la colada. Y no necesita utilizar suavizante porque deja la ropa con un tacto muy agradable.

Hace unos meses os hablé de los jabones ecológicos para la lavadora .

En ese artículo podéis ver todos los ingredientes más dañinos de los detergentes.

Yo no tengo tiempo de hacer mi jabón tradicional en casa, pero me acabo de conseguir una bolsa de nueces de lavado que llevaba mucho tiempo buscando. Me habló de ellas mi hermano. Que conoce (y esto en un secreto que no revelaré…) dónde hay un árbol que produce estas nueces de jabón…Ahora ya las tengo!

 


Las nueces de jabón  son un detergente natural que se cultiva, como os digo dos líneas más arriba,  en los árboles. Sus cáscaras contienen saponinas que, al entrar en contacto con el agua  liberan una espuma suave que la convierte en la  alternativa más ecológica a los detergentes convencionales.  Se han utilizado desde hace miles de años en la India y Nepal.

Para utilizarlas solo hay que añadir 2 o 3 nueces (dependiendo de la dureza del agua de la zona en que vivas) a la lavadora (hay que meterlas en una pequeña bolsita de tela o dentro de una media vieja que ya no uses). Lo mejor es que es perfecta para la ropa de los niños y de las personas que sufren alergias o intolerancias a los químicos. Y no necesitas utilizar suavizantes.

Y además, una bolsa de un kilo de nueces sirve para algo más de 300 lavados. Menudo ahorro en todos los sentidos!

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

1 Comentario

  • Muy interesante tu artículo, Mercedes 🙂
    Todos deberíamos intentar eliminar de nuestras vidas los químicos innecesarios. Voy a seguir tus consejos 😉 ¡Gracias!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies