Soy Bio

I love Miso

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

 

 

¿Quien se ha comido mi MISO?

Cuando doy pautas a alguien que desea reajustar su  alimentación, la sopa de miso es una receta que siempre, siempre, siempre,  va en el pack.

Sé que muchos pensarán por qué incorporar un plato japonés a nuestra tradición alimenticia. Y por qué comprar un producto que se produce tan lejos….

Sin embargo, ¿Qué es  la paella en relación a una sopa de miso? Platos exportables. Internacionales. Centenarios para una cultura y otra.  El nuestro un plato completo (cereal, legumbre, verdura..más equilibrado cuanta menos carne llave..) y el japonés un primer plato muy alcalinizante. Y ¿por  qué no aprovechar las  propiedades medicinales de una sopa que es capaz de eliminar las radiaciones que acumulamos en nuestro cuerpo y de proporcionarnos muchos otros beneficios?

Para los que aún no habéis probado hasta hoy una de estas sopas, el miso es una pasta aromatizada que se produce tras fermentar la soja con sal marina y a la que se pueden añadir otros cereales (arroz o  cebada).

Su origen es chino, pero se extendió a  Japón en el siglo VII y desde los años 70 su consumo se ha introducido en Occidente gracias a la  Macrobiótica.

El miso posee enzimas y fermentos que favorecen el equilibrio de la flora intestinal (bacterias prebióticas) y es recomendable en todos los desajustes estomacales, tanto en caso de diarreas como en estreñimiento. Es de gran ayuda cuando tenemos problemas de digestión (acidez de estómago, acumulación de gases….) ya que contiene enzimas vivos.

También proporciona  grandes beneficios es caso de enfermedad cardiovascular ya que contiene ácido linoleico y lecitina de soja que disuelven el colesterol en la sangre y evitan el endurecimiento de los vasos sanguíneos.

Durante la menopausia es muy recomendable tomar una taza de sopa de miso al día porque gracias a sus isoflavonas ayuda al equilibrio hormonal de la mujer. Combate los dos síntomas que más preocupan a la mujer en esta etapa, los sofocos y la pérdida de calcio  que puede acabar en osteoporosis.

Pero si es de ayuda el miso es para eliminar los radicales libre. Gracias a su  fuerte poder antioxidante, es clave para los pacientes oncológicos sometidos a radiaciones. A lo largo de la historia se ha probado su efecto en sucesos graves como los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki y lo consumen de forma habitual los trabajadores de centrales nucleares en Japón.

Propiedades nutricionales

-Es un buen alcalinizante de nuestra sangre que nos aporta minerales.

-Es rico en proteína y vitamina B 12 (posee  mayor número de enzimas y fermentos el miso no pasteurizado).

-Contiene aminoácidos esenciales y minerales como magnesio, calcio y hierro y también contiene vitaminas del grupo A, B, E y ácido fólico.

A la hora de elegir vuestro miso en la tienda, encontraréis varios tipos:

-Hatcho Miso: A base de soja. Es  el más proteico (20 %), de sabor más fuerte y  más salado. Para los meses muy fríos.

-Genmai Miso: Soja y arroz integral. De sabor suave y muy agradable. Recomendable para lo niños.

-Mugi miso: Soja con cebada. El más consumido en nuestra área mediterránea por ser el más adecuado al clima templado.

Y después de todo esto, habrá que preparar una sopa de miso  (ver receta) ¿no?

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

4 Comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies