Soy Bio

¿Enfermos por querer comer bien?

Creado por Merxe Morales

Acabo de recibir un correo de un amigo que me ha dejado  algo inquieta.   No por que sea una información  nueva (ya la estudié en una asignatura sanitaria y me sorprendió bastante que comer bien se considere hoy algo preocupante ¿?) sino por las cifras que lo acompañan.

Se habla de una enfermedad que crece entre la gente que desea comer bien. Os cuento. Junto a trastornos como la anorexia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) etiqueta con ortorexia a las personas excesivamente preocupadas por seguir una alimentación sana. Una dieta en la que no caben las carnes rojas, los lácteos, los productos con aditivos ni los pesticidas.
Y se apunta que esta preocupación por comer bien afecta ya a casi un treinta por cien de la población de los países industrializados, según la OMS.

¿Tan grave es, doctor, querer comer bien?

Esta patología preocupa a las autoridades sanitarias, no sé si por encima o por debajo de pandemias como el sobrepeso y la obesidad, donde el paciente no tiene apenas interés por lo que contienen los alimentos elaborados que  selecciona para la comida diaria ni la cantidad de grasas que los acompañan.
Autoridades sanitarias que, en el caso de la Comunidad de Madrid, especifican que se entiende por ortorexia “la obsesión patológica por la comida biológicamente pura” y que “las personas que padecen esta enfermedad tienen una preocupación excesiva por la comida sana que les lleva a consumir exclusivamente alimentos procedentes de la agricultura ecológica, es decir, que estén libres de componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas o herbicidas”.

Pues aquí, en este grupo de consumidores de alimentos libres de transgénicos, sin pesticidas ni abonos químicos, de momento, me veo. Pero aún no me siento enferma patológica. No sé el resto del 30 por cien de consumidores que podríamos estar conformando este grupo.

Seguimos. Porque en el Centro de Investigación e Información Nutricional de Francia (CERIN) se documenta que los enfermos de ortorexia “se preocupan por variar su alimentación en las tres comidas diarias. No repiten fuentes de glúcidos o proteínas (es decir, hacer una comida que vaya cambiando…). Si por alguna razón se ven obligadas a hacer una excepción por una comida especial, en los días posteriores ponen en marcha un estricto mecanismo de compensación: hacen deporte, aumentan el rigor de su dieta, ayunan…. Para algunas personas, en el lado de lo saludable se suele encontrar la gama completa de productos naturales, integrales, no refinados: pastas integrales, harina integral, azúcar de caña no refinada, etc. Y en el lado de lo que no lo es se encuentra lo industrial, lo que está refinado (azúcar, harina blanca), lo clásico (pasta, arroz blanco). En resumen, todo aquello que ha sufrido modificaciones y se ha alejado de lo natural, por tanto, de lo saludable”.

Pues me sigo viendo. Estoy empezando a preocuparme…..

Sobre todo porque hasta ahora no había considerado la posibilidad de estar enferma precisamente cuando cuido la alimentación para potenciar mi salud y encontrarme mejor. Pero lo realmente alarmante es ese 28 por cien de enfermos que me acompañan (más de un cuarto de la población) en la búsqueda de alimentos ecológicos. Todos enfermos. Y casi la práctica totalidad, mujeres y jóvenes (sigo en el grupo de riesgo….).

Y también la idea de que si estamos enfermos necesitaremos un tratamiento, medicamentos y terapia, como ya he podido ver en las soluciones que se dan. Porque además, la ortorexia afecta las relaciones sociales y la vida laboral. Y aquí es cuando descubro, en Wikipedia, que la ortorexia no es un trastorno fácil de diagnosticar, porque la gente se esconde detrás del comer bien ideal. Y que “para una persona con ortorexia, es inminente la ayuda interdisciplinaria para no sólo hacer frente al déficit alimenticio que sufre sino para curar el problema desde el fondo de su mente y su aprendizaje como ser humano. El acompañamiento de dietistas, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras podrán ser de gran ayuda en estos momentos de crisis. Comer normal es la capacidad de comer cuando tienes hambre y continuar comiendo hasta estar satisfecho. Es ser capaz de elegir los alimentos que te gustan y ser capaz de tomar placer en ello, así como confiar en las señales del cuerpo de hambre y saciedad – comer cuando usted es realmente hambre y dejar de comer cuando estés satisfecho”.
Esto es educar en salud y no otras zarandajas. Seguro que muy pronto sale a la venta el medicamento que nos cure y volvemos a bendecir pesticidas y grasas. Lo ecológico nos va a volver locos. De momento me voy de tapas mediterráneas, que es sábado y he quedado. Espero que si aún no estoy muy grave, esta escapada me rehabilite un poco porque seguro que hasta me tomo una copa de vino!

Por cierto, si estáis tan mal como yo, compartidlo……a ver si somos realmente un 30 por cien…..

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

22 Comentarios

  • Jajaja, muy bueno y alarmante, comparto. Estoy enferma, y debo estar muy mal, porque me encanta que lleguemos ya a un 30% de personas enfermas.¡¡¡ es contagioso!!! Ojalá 😉

  • Que triste que querer volver a una nutrición sana libre de aditivos, pesticidas y trangénicos se considere una enfermedad, pero al menos espero que ese porcentaje de población «enferma» siga aumentando ya que, creo, que cada vez más personas se dan cuenta de la «mierda» (perdón) que se añade a cualquier alimento que consumimos.

    No me considero ortorexica, aún, porque me queda bastante camino para llegar a ello pero pasito a pasito iré llegando a ese 30%.

    • Ummm… tengo una ligera sospecha de quien puede estar detrás de los informes y estudios que avalan como enfermedad el preocuparse por la salud, el medio ambiente y las relaciones más humanas entre productores y consumidores

  • Os lo tomáis a cachondeo, pero informaos bien. La ortorexia es un trastorno alimenticio y ninguna tonteria. Se llega a la desnutricion y enfermades q derivan de una mala alimentacion. En un niño puede ser muy peligroso y bajar los niveles en la curva de crecimiento, con secuelas de por vida.
    En serio, habláis deseando ser ortorexicas y no sabéis ni lo que decis.

    • Marina, no nos lo tomamos en broma. No es un tema para las risas.
      Personalmente me preocupa mucho este ámbito. El de que cada uno sepa lo que está vendiendo la industria alimenticia en los supermercados convencionales y como consumidores pidamos comida de verdad.
      No puede haber niños ortoréxicos porque serían personas que están pidiendo a sus padres productos ecológicos como el cien por cien de su alimentación y desechando totalmente de su dieta carnes rojas, lácteos, harinas refinadas y nada que contenga aditivos. Por ahí va la difinición.
      Y me parece realmente increíble que la OMS diga que el 28% de la población de los países industrializados estamos enfermos de ortorexia (es más de un cuarto de la población). Este porcentaje parece coincidir con el número de consumidores de productos biológicos. Y qué quieren decir, ¿que todos los que elegimos este tipo de producción estamos obsesionados y enfermos? Y más allá, ¿necesitamos un doble tratamiento para salir de este trastorno?. Esa es la cuestión de fondo. Cuando uno opta por no consumir toda la porquería que se elabora hoy en día, ¿Somos más libres o más esclavos?. Depende lo que ello te condicione. Yo aún no he visto a nadie morir por elegir este tipo de agricultura y créeme que es la alarma que se da sobre esta tipología alimentaria. Racionalidad y consciencia. Pero no nos creamos todo lo que viene desde arriba y nos devuelve al camino de enfermedad que crece en toda Europa por unos hábitos alimenticios que demasiado bien conocemos todos ya.

    • Desde un punto de vista nutricional, cuál es el fundamento de la ortorexia? quiero decir, que carencias acarrea una dieta libre de carne roja, lácteos y alimentos procesados? otra cosa es el plano psicológico, pero una cosa es preocuparte de lo que comes y otra es tener una obsesión compulsiva, que te puede pasar con la comida, con la higiene, con el orden o con cualquier cosa que se te ocurra

    • Mi hija de 13 años ha pasado por esto y ha sido un verdadero infierno!!, su obsesión por comida sana la llevó a una desnutrición severa y aunque ya está en recuperación, es lento el proceso y muy doloroso todo lo que ha vivido y nosotros con ella también.

      También opino que las personas que no están bien informadas deberían tener cuidado con lo que escriben. Saludos!

  • Si es una grave enfermedad pero para los grandes envenenadores (comida chatarra, comida genetica, etc, etc), si aumentara el numero de ortorexicos bajaria el numero de zombies (gente controlada por estas grandes corporaciones) y como seguirian enriqueciendose que lo hacen a costa de envenear al mundo?. Adios medicos, dentistas, labororatorios, fabricantes de comida que envenena al mundo, etc, etc. VIva la Ortorexia!!!

    • La ortorexia no es comer saludable, es un trastorno psiquico (que se enmarca dentro del grupo de las neurosis) que te hace comer lo que CONSIDERAS saludable. No es solo un trastorno alimenticio, incluye factores emocionales que lo llevan a uno a la compulsión. Las personas que padecen este cuadro NO son personas conscientes de su alimentacion (como si lo puede ser un vegetariano o alguien que simplemente cuida su cuerpo). Las personas que padecen esta enfermedad no consumen lo que creen que les va a perjudicar, osea, si alguna vez escucho que un vegetal era malo lo erradica de su dieta, y hacen lo mismo con todo lo que consideran malo para su salud, y de esta manera terminan con un deficit de vitaminas y minerales. Asi que antes de decir viva la Ortorexia informate un poquito!!!

  • Yo os puedo decir de primera mano que la ortorexia sí que es un trastorno preocupante. No padece ortorexia alguien que simplemente se preocupa por llevar una vida saludable, consumir productos ecológicos etc, sino quien se ve incapacitado para llevar una vida normal debido a sus hábitos alimenticios. Mi vida social se ha visto afectada por estas cuestiones, no suelo salir a comer/cenar con mis amigos por no alterar mis tablas de comida, por no comer alimentos que lleven demasiado aceite, por si no pondrán pan integral en vez de blanco… He dejado de hacer planes con gente si esos planes chocaban con mi horario de gimnasio (aunque pudiera ir a cualquier otra hora del día)… Comer saludablemente es ser capaz de encontrar un equilibrio y no llegar a trastornos obsesivo compulsivos. Este es al menos mi punto de vista.

    • Y por qué si lo ves, si eres capaz de analizarlo, has llegado a ese extremo. Julia?
      La comida no está para condicionarte de esa manera, sino para hacerte sentir más libre.
      No se trata de imponerte nada. Se trata de llegar a la libertad de hacerlo de una manera u otra porque te hacer feliz.
      Y ¿por qué te ata más buscar lo saludable que comprar las marcas que cuentan con un gran máketing para que las lleves a tu carro de la compra?

      • No es tan sencillo. Por qué un esquizofrénico es esquizofrénico aún cuando conoce la enfermedad? Por qué tienes cáncer de mama cuando sabes lo que es el cáncer de mama?
        Las enfermedades psicológicas no son algo que tú eliges tener. Estas cosas empiezan con un simple «voy a comer sano» que se te acaba yendo de las manos. Se te hacen incontrolables. Pero no es algo que la persona elige voluntariamente tener.
        Un trastorno psicológico no se cura cuando sabes definirlo o cuando conoces sus causas. Eso se podía creer en la época de Freud, pero a estas alturas ya sabemos que no es así.

        • Raquel, el conocer o poder definir la enfermedad no lo hace a uno más o menos enfermo.
          Lo que resulta contradictorio y poco creíble de todo este capítulo de la ortorexia es que se cifre en un 30 por cien el porcentaje de la población que está enferma por obsesionarse con comer solo productos biológica y sanitariamente perfectos. Si fuese así, todos tendríamos un familiar, amigo o conocido ortoréxico. Y no sé tu caso, pero yo no me he cruzado con ninguno.
          Y sí me encuentro a diario con personas y familias (en restaurantes, en el supermercado, en un tren, en una fiesta..) que comen cualquier cosa (a veces bazofia pura) solo porque les gusta su sabor.
          Y esas familias dan a sus niños productos comestibles que, sin duda, van a enfermarles cuando su cuerpo sea incapaz de eliminar todos lo tóxicos y aditivos acumulados.
          No perdamos esto de vista. No puede haber más preocupación por la gente empeñada en comer bien (incluso por la gente muy empeñada en comer bien) que por la que come alimentos nada saludables.

        • el cancer de mama no es una enfermedad psicologica. Y no se deberia considerar enfermo a alguien en torno a si esta socialmenre adaptado o no, a lo mejor es mas sabio o empatico qe la mayoria de la gente y por eso no quiere juntarse con ellos.

          En la Antiguedad un filosofo sin amigos pq la gente se rie de el por defender a los esclavos tambien tendria un trastorno entonces

  • Decir que una persona que se cuida es ortoréxica es lo mismo que decir que una persona que está a dieta es anoréxica. Me parece a mi que las industrias se ven muy amenazadas porque cada vez más personas evitamos productos y sustancias que de sobra está demostrado con estudios científicos de instituciones prestigiosas que son peligrosos para nuestra salud 🙂

  • Hace unos 15 años que no me decían «ortoréxica» . Me decían «cariñosamente» que estaba un poco loca y «vas a ser una muerta muy saludable». En fin Pilarín,…
    No se trata de imponer nada, ni en la alimetnación, ni en ningún otro ámbito. No se trata de ser inflexible ni fanática, se trata de ser FELIZ y cuando una se alimenta bien, genera buenas vibraciones para su mente y a su vez la mente te ayuda a ELEGIR alimentos saludables para ti misma y para no destruir el planeta.
    Si esta elección PERSONAL me incluye en ese porcentaje de lo que la OMS, denomina personas ORTORÉXICAS, pues GENIAL. La Organización Mundial de la Salud, cada día demuestra que está en el bando de los laboratorios farmacéuticos y más que por la SALUD, su preocupación es que haya enfermos para CURARLES con sus vacunas y sus medicamentos.
    Fantástica reflexión la de Mercedes y sobre todo porque nos la escribe y nos ayuda a reflexionar. Gracias Merxe.

    • Usando tus palabras, una persona ortorexica es inflexible y fanatica, detras de su supuesta conciencia alimenticia se esconde un trastorno psicologico, por eso es una enfermedad y no un estilo de vida saludable. Estas personas son capaces de aislarse para que no se les juzgue por su forma de alimentarse, y su pretexto es cuidar la salud. La diferencia de una persona que se alimenta con alimentos organicos y sin conservantes y una ortorexica, se encuetra en que la primera, si se informa y mantiene un plan alimenticio adecuado, incorpora todos los nutrientes adecuados para matenerse saludable, y los ortorexicos no, y si consideran que comieron algo que no debian, o una cantidad excesiva, al otro dia van al gimansio durante horas para revertir la situacion.

  • Igual lo que falla aquí es una buena definición del trastorno que para mi poco entender tiene una personalidad obsesiva compulsiva de fondo. No creo que el problema sea la comida, o las ganas de cuidarse sino la obsesión y compulsión subyacentes que ya podría ser la alimentación, como la limpieza, como las enfermedades…sí tuviéramos que poner una etiqueta a cada manifestación de un trastorno obsesivo compulsivo llenaríamos el DSM-IV.
    Creo que hay una desinformación en general de los trastornos de alimentación. Y de los nuevos trastornos emergentes fruto de una sociedad cada vez más obsesiva e individualizada. Lo primero es lo primero : libertad y libre albedrío y si alguna idea llevada al extremo te saca de aquí mal vamos.
    La alimentación tiene que ser un motivo de disfrute, de bienestar, de compartir y de vida…nunca una cárcel ni una limitación en tu vida, ya sea una alimentación vegetariana como carnívora como del Mc Donalds. Ahora eso sí…cada uno se responsabiliza de la misma manera de lo que se mete en el cuerpo!

  • Tengo 75 años y llevo muchos comiendo sano, o al menos procuro que lo que entra en mi cuerpo por la boca sea lo mas sano posible, esto choca en contra de intereses ocultos, o mejor dicho intereses oscuros.
    Es posible que ocurra como todo en la vida llegue a obsesionar a la persona que decide cambiar sus hábitos, de todo tipo, todo tiene un proceso y eso es lo que a mi criterio se ha de tener en cuenta, hay personas que no pueden o mejor dicho no se ven capaces de romper con sus hábitos alimenticios de golpe, mi punto de vista es hacerlo poco a poco, y como todo en la vida cada día puede ser un éxito.
    En fin no obsesionarse, para nada y menos en la comida, investigar, buscar, preguntar y así POCO a POCO ir cambiando los hábitos.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies