Noticia

EEUU ya no comerá grasas trans

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

La industria alimentaria americana ya no podrá utilizar grasas trans en la producción de snacks, bollería, margarinas ni otros productos procesados. El gobierno de EEUU ha tomado esta enérgica medida para prevenir las miles de muertes que cada año provoca la ingesta de estos aceites. Mientras tanto, en nuestro país, su uso es libre.

Ante la epidemia de infarto de miocardio y muertes por enfermedad cardiovascular en EEUU, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) acaba de prohibir la utilización de grasas trans en los productos dedicados al consumo humano.
La noticia es una acción determinante y muy positiva para evitar los 20.000 infartos por miocardio y 7.000 muertes por fallo coronario que se producen cada año en el país. Este tipo de grasas se utilizan, sobre todo, en productos muy procesados como pasteles industriales, palomitas de maíz, bollos, pizzas congeladas o toda la gama de margarinas, en las que se utilizan aceite vegetales sometidos a un proceso que los convierte de líquidos en sólidos.
Tanto el sector científico como el médico llevan años alertando de su peligro en la dieta humana y su incidencia en el aumento del colesterol malo en sangre.
Según un estudio publicado en el British Medical Journal (Steen Stender et al.: “A trans European Union difference in the decline in trans fatty acids in popular foods: a market basket investigation”. British Medical Journal doi 10.1136/bmjopen-2012-000859) , es suficiente con tomar cinco gramos diarios de grasas trans para tener un 23% más de riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.
Lo alarmante es que en Europa, donde sólo está legislado el tema de estas grasas en algunos países, una ración grande de patatas fritas o nuggets de pollo o 100 g de palomitas de maíz para microondas pueden contener ya entre 20 y 30 gramos de este tipo de grasas.
Sin embargo, es incomprensible que una vez se ha tomado la decisión, la prohibición en Estados Unidos se vaya a realizar de forma paulatina, en el plazo de tres años. Detrás de ello, el gran motivo es el coste económico. A la industria le costará 6.000 millones de dólares cambiar a otro tipo de grasas. Se sacrifica de nuevo la salud porque, de otro lado, además de evitar muertes, se prevé que la eliminación de grasas trans ahorre 140.000 millones de dólares en gasto sanitario a los estadounidenses.
En Europa apenas se ha legislado al respecto. Dinamarca, Austria, Suiza e Islandia han limitado a la industria a utilizar un máximo de un 2% de grasa trans en sus productos elaborados.
En España estamos peor. Ninguna acción al respecto y ni siquiera se obliga a informar al consumidor de su presencia en el etiquetado. Nos irá bien analizar, uno a uno, todos los productos susceptibles de su presencia antes de llevarlos a nuestra cesta de la compra. .

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies