Soy Bio

Doctor ¿qué tomo para el cáncer? Café irlandés

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

 

Emilio empezó a sentirse mal hace un mes, con fuertes dolores de espalda y con problemas a la hora de tragar la comida. Poco a poco, el bolo alimenticio fue más difícil de tragar y se hizo urgente ir al médico. En la misma semana  le hicieron pruebas en el hospital y  hubo un diagnóstico rápido: cáncer de esófago.

Como para cualquiera en su lugar, el golpe fue duro. De repente tenía que enfrentarse a una situación repleta de dudas en torno a su vida y llena de emociones difíciles de gestionar. Casi de forma automática comenzaron las sesiones de radioterapia y los parches de morfina. No se podía perder tiempo. Y de forma paralela, Emilio preguntó a su médico que tendría que hacer él por su parte, qué comer en casa.

De no haber sido por la dificultad de tragar, la respuesta hubiera sido: » De todo, tu aliméntate como antes» es lo habitual en estos casos. Pero Emilio no podía tragar  y se le puso en contacto con la endocrina del hospital que pertenece a la Unidad de Nutrición y Dietética.

El paciente, que es familiar directo de una buena amiga mía, es además diabético e hipertenso. Y los tres diagnósticos merecen un cuidado dietético especial. Pero la dieta recomendada no ha sido incrementar el número de frutas y verduras, reducir todos los endulzantes y el aporte de grasas animales. La pauta recomendada ha sido  «Coma de todo, pero triturado». Es, sencillamente,  una respuesta estandar.

Y claro, a estas alturas, con todos las investigaciones y resultados que apoyan la idoneidad de unos alimentos y el rechazo de otros, el paciente y su familia se quedan en estado de shock al oír esto, preguntándose si lo dan por perdido y le están diciendo que disfrute o es que no hay más. Probablemente es que en nutrición no avanzamos, no incorporamos resultados, por poner un ejemplo,  del Comité de Médicos por una Medicina Responsable  de EEUU que hace años  alerta sobre el peligro de la carne roja y procesada para la salud y que en 2012 pidió a las autoridades americanas que se retiraran los productos lácteos de los comedores escolares «en defensa de la salud de los niños frente a los intereses de la industria láctea».

Pues a Emilio, la carpetita de recetas entregada por el hospital le recomienda Café Irlandés (café, agua, crema de leche, whisky, azúcar blanco más una porción de batido nutritivo), sándwich de jamón y queso triturado (nitratos de york más lácteos y pan de molde), pan con tomate y jamón (más carne procesada), langostino con mayonesa y, eso sí, el flan con sacarina (que para eso es diabético). ¿Aún no sabemos en los hospitales que hay endulzantes naturales y con azúcares complejos?

Y digo yo que para esto no hace falta recurrir al nutricionista. O la nutrición tiene un papel en la enfermedad (prevención y tratamiento) y la aplicamos con racionalidad e incorporando todos los beneficios reconocidos a unos alimentos y no a otros, o nos sobra en los hospitales.

Desde aquí, una vez más, creo que es imprescindible un cambio o poco avanzaremos. Por más que se aplican nuevos y más efectivos tratamientos, los hospitales son cada vez más grandes y están más llenos. Esto no es un escenario de salud. Es la industria de la enfermedad y la decisión de secundarla o no está en cada uno de nosotros.

Suerte, Emilio….

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

5 Comentarios

  • Madre mia!!!!! qué fuerte me parece…..pero claro como lo ha dicho un médico todos haciendo caso a pies juntillas, sin tan siquiera cuestionárselo. Luego vas tu y les cuentas lo que sabes y les ves que ponen una cara como diciendo……ésta hippy….así nos va.

  • Existen otras terapias alternativas a cualquier patología .
    En internet , esta la Bioneuroemocion , Desdoblamiento del tiempo aplicado al ser , kinesiologia , reiky , Zen , etc. Pero esto suena como si fueran sectas y tiene su sentido , no gozan de la propaganda de la medicina tradicional que trabaja con estadísticas . En las alternativas no existen registros , pero se acude cuando los pacientes ya han pasado por un poco cansados . No quiere decir esto que la medicina tradicional no realice su cometido , pero las otras tienen muy mala fama , pero curan .

    • Así es Rafael. Se acude cuando uno está desahuciado por la medicina convencional. En la mayoría de los casos, demasiado tarde. Si no existiese tanto juicio, crítica y censura a las otras medicinas alternativas, se ayudaría más al paciente y el índice de supervivencia en cualquier enfermedad sería mucho mayor. Pero, ¿quién piensa en ello? Cada uno defiende su especialidad y censura a los otros profesionales. Mucho que reflexionar.

  • Me llamo Merche y tengo 37 años;en 2012 me diagnosticaron cáncer de epiglotis y me he visto totalmente reflejada en el testimonio de Emilio.Sólo acudí a una visita con la nutricionista ya que cuestionó mis pautas alimentarias (seguía una dieta alcalina) así que decidí no volver más.Es muy importante trabajar de una manera holistica e integral en los casos de cáncer y la alimentación es una parte importante.

    • Hola, Merche
      Es es la vía…Alcalinizar. Y revisar, revisar-nos, cómo estamos viviendo….
      Espero que ahora te encuentres bien de salud.
      Lamentablemente, Emilio ya no está con nosotros. Al igual que muchos otros que no han tenido suficientes herramientas para enfrentar un cáncer.
      En las últimas semanas no hago más que pensar si deberíamos pedir en bloque una revisión de la alimentación que pauta el sistema sanitario público. Y sobre todo, de las líneas de prevención que se pueden y deberían lanzar en campañas públicas.
      Un abrazo

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies