Qué comemos Soy Bio

Consumimos arroz con arsénico?

Merxe Morales
Creado por Merxe Morales

¿Podemos tomar arroz con tranquilidad o hay que seleccionar su procedencia? La Comisión Europea ha reducido los niveles de arsénico permitidos en alimentos tras reconocer que un consumo excesivo causa cáncer de pulmón, vejiga y piel. Para despejar dudas hemos hablado con la cooperativa que aglutina a los productores de Calasparra, Murcia, una de las mejores denominaciones de origen del arroz español.

Desde hace unos meses crece la inquietud entre los que consumimos arroz de forma regular en la dieta, como consecuencia de las noticias aparecidas en distintos medios de comunicación, y su difusión en redes, sobre la presencia de elevados niveles de arsénico en el arroz y en sus productos derivados.

El tema ha generado más preocupación esta semana, después que la Agencia Nacional Alimentaria de Suecia (NFA) se haya posicionado en el tema, recomendando que los niños menores de seis años no consuman productos en los que el cereal no está cocido, como las tortitas de arroz hinchado, para evitar la contaminación que supondría una ingesta excesiva.

Aunque la NFA asegura que no hay peligro para la salud, la alarma ya está creada. Se desaconseja que el consumo de arroz sea diario y en el caso de los niños se recomienda que tomen como máximo productos con arroz cuatro días a la semana. Los consumidores ya no sabemos si podemos llevarnos con tranquilidad cualquier arroz a casa el arroz para la paella, seguir bebiendo leche de arroz por las mañanas y dar a los niños potitos de arroz.

Es en este último grupo, el de mamás con bebés pequeños, donde hay más incertidumbre porque la dieta en los primeros meses está basada de forma principal en este cereal. Es la primera papilla que se introduce después de los seis meses de lactancia materna por carecer de gluten y los primeros tarritos cocinados para ellos también tienen base de arroz.

La cuestión es si existe seguridad en el arroz que se come en nuestro país, más allá de la reglamentaria que se les supone a todos los productos que se venden en establecimientos de alimentación de la Unión Europea. No todo el arroz se ha cultivado de la misma manera ni crece en suelos con el mismo nivel de contaminación. Pero de ello nada se dice en su etiquetado. Y, sobre todo, muchos distribuidores no publicitan en sus paquetes el país de origen.

El tema del arsénico en el arroz no es nuevo. En 2009, después de analizar la presencia de arsénico inorgánico en pescados, mariscos y vegetales, la Comisión Europea solicitó a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) una nueva revisión de los niveles de arsénico permitidos en alimentos y sus efectos para la salud. La reevaluación se ha llevado a cabo por fin este año (no está mal, cinco años después) y entrará en vigor en enero de 2016.

Os resumo aquí como está el tema de los niveles establecidos. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud fija en 15 microgramos por kilo de peso corporal la ingesta semanal que considera no es peligrosa. Lo que es lo mismo; podemos consumir 2,1 microgramos de arsénico por kilo al día. A partir del próximo año, visto el riesgo que puede conllevar, la EFSA apunta que el baremo debe ajustarse entre 0.3 y 8 microgramos.
La reducción se basa en los estudios que determinan que el arsénico inorgánico causa cáncer de pulmón, de vegija y de piel.
Bien, pero ¿cómo sabemos qué cantidad nos llevamos a nuestro estómago cada día? No tenemos la posibilidad de analizar el arroz que estamos comiendo y los productores tampoco indican la concentración en sus cereales.
La única guía que tenemos es la que establece la Agencia de Suecia recomendando no consumir todos los días arroz y reducir el aporte en caso de niños.
Otra posibilidad más segura sería consumir un arroz limpio que no llegase al mínimo de arsénico marcado por Europa.

El nuevo Reglamento de la Comisión Europea establece como máxima cantidad permitida en el arroz:

Arroz elaborado (arroz pulido oblanco), no sancochado……………………………0,20
Arroz sancochado y arroz descascarado…………………………………………………..0,25
Tortitas, obleas, galletitas y pasteles de arroz…………………………………………..0,30
Arroz destinado a la producción de alimentos para lactantes y niños
de corta edad……………………………………………………………………………………….. 0,10

He querido hablar de todo ello con la Cooperativa Virgen de la Esperanza de Calasparra, Murcia, donde se producen cada año unas 3,300 toneladas de arroz, 300 de ellas en ecológico para disponer de información directa sobre el arroz cultivado en España. «Realizamos analíticas internas de forma regular y los consumidores pueden estar tranquilos, apenas aparecen trazas. El origen de la contaminación suele estar el el suelo y en el área de Calasparra la tierra está muy limpia» .
El arsénico es un elemento químico que se encuentra presente de forma natural en nuestro planeta, pero es una de las sustancias más peligrosas para nuestra salud. Se han detectado arroces procedentes de países como China y Tahilandia con concentraciones muy elevadas, pero depende también de que zona del país.

«Nosotros hacemos de molino a unos 200 agricultores murcianos que producen arroz integral, semiintegral o blanco -señala la cooperativa-. Una parte importante de él se destina a la producción de harinas para alimentación infantil, en concreto a la firma Hero. El resto de envasa para su consumo en grano. Lo cierto es que desde 1980 producimos arroz ecológico para Alemania, nos someten a controles y análisis de calidad muy estrictos y nunca hemos tenido ningún problema. Y me consta que los controles de pesticidas e insecticidas en agricultura convencional aquí en Calasparra son también muy importantes».

Hemos intentado contrastar información con los productores del Delta del Ebro, pero no nos han facilitado datos sobre su arroz por el momento.

En mi opinión, un arroz local o nacional, ecológico y además cocinado tiene todas las garantías para su consumo. Este último dato como refuerzo o control en nuestras casas, porque al hervirlo se reduce a la mitad el nivel de arsénico. ¿Tortitas de arroz todos los días a los niños? Pues ni es necesario ni recomendable. Es un alimento excesivamente seco que está bien alguna vez como snak, pero no como sustituto del pan ni producto diario. Y respecto a las papillas hechas con harina de arroz, yo me quedo con las papillas hechas en casa, con grano ecológico cocido. Más salud, más confianza.

No sé vosotros cómo lo veis…………….¿Os iría bien conocer un método para reducir el arsénico en el arroz?

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Merxe Morales

9 Comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies