Noticia

Adicción al dulce: Yo sólo soy una víctima

Creado por Merxe Morales

 

Comparto hoy con vosotros un artículo de John Blundell, de la Universidad de Leeds, publicado en la sección de Salud de la BBC sobre la adicción que crean los azúcares en nuestro cerebro y cómo la obesidad va convirtiéndose en una epidemia más y más importante.

Blundell reflexiona acerca de la responsabilidad de que cada uno tiene en lo que come y la cantidad que ingiere, en paralelo a los resultados científicos que ven cómo los centros de recompensa del cerebro se ven activados cuando comemos algo dulce. No puede ser esto excusa para seguir dándonos atracones.

Según la aportación textual de  Blundell, se ha comprobado científicamente la influencia de los alimentos dulces en el cerebro humano. Algunas personas han comenzado a comparar la adicción por la comida con la adicción por las drogas, y luego utilizan este término para hablar de comer en exceso y como explicación clínica para la epidemia de obesidad que afecta a millones de personas.

El uso de la expresión «adicción a la comida» es un paso hacia la idea de que esta problemática es una cuestión médica y eso implica que un comportamiento normal del ser humano se convierte en algo patológico.

Según eso, determinadas formas de comer se convertirían en una enfermedad, lo que no es muy saludable y tiene enormes implicaciones en la manera en que la gente concibe su propio accionar y su vida.

El concepto de adicción a la comida se origina de una combinación de información experimental, observaciones anecdóticas, afirmaciones científicas, opiniones personales, deducciones y creencias. Es una total simplificación de un complejo conjunto de comportamientos.

La evidencia actual no define las características precisas de los alimentos involucrados o del ambiente donde se produce su consumo, que se encuentran detrás del asumido riesgo a esta adicción.

Esto es un contraste con la adicción a las drogas, donde una molécula es identificada y su efecto farmacológico en el cerebro es descrito.

Estudios en animales han mostrado cambios específicos en el cerebro en aquellos que reciben una dieta rica en azúcares, y el escáner del cerebro humano muestra la activación de sistemas de recompensa en la misma parte de nuestro cerebro cuando se ingieren dulces.

Por eso no es sorprendente que los centros de recompensa sean activados cuando consumismos comidas dulces, ya que sabemos que en el cerebro estos circuitos se establecieron con la evolución como sistemas de señalización para controlar nuestro apetito.

Muchos estímulos influyen en esas áreas del cerebro y, además, existe un estímulo intrínseco a consumir comidas ricas en carbohidratos para satisfacer una necesidad básica de nuestro metabolismo.

La dulzura es una señal clave para dichos alimentos pero la ciencia no ha evaluado esto de forma exhaustiva y hace falta mucha más investigación para poder decir que esa comida es adictiva.

Considerar la adicción a la comida como la única causa que subyace el desarrollo de la obesidad, a pesar de la existencia de otras numerosas y muy posibles explicaciones, no aporta ninguna ayuda, especialmente para aquellos que intentan tener una vida más sana.

Me preocupa que mucha gente pueda aferrarse a este concepto de adicción a la comida como una excusa para explicar su hábito de comer en exceso, la premisa de que «no es mi culpa» y, por lo tanto, «no puedo evitarlo».

Esto saca de la ecuación la responsabilidad personal que deberían sentir y la que debe hacerlos actuar, y pueden interpretar que su forma de alimentarse es una clase de enfermedad.

La adicción a la comida puede ofrecer una excelente explicación para algunas personas pero el concepto puede afectar seriamente la capacidad personal de los individuos de controlarse.

El desorden alimenticio de darse atracones de comida sí existe, pero es una condición clínica muy particular que afecta a menos del 3% de las personas obesas. Un comportamiento adictivo hacia la comida podría ser un componente más de este severo y compulsivo desorden por atracón, pero no explicaría la inmensa cantidad de obesos que tenemos ahora entre la población.

Este desorden no es una causa fundamental de la obesidad, por lo que no es una gran preocupación en un contexto de salud pública de masas.

Lo que necesitamos es analizar con calma y compostura el significado real de las palabras «adicción a la comida», así la gente puede hacer deducciones informadas sobre las causas de su comportamiento.

Fuente: BBC. Salud

Imagen: Getty

Compártenos

Sobre el autor

Merxe Morales

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies